Llámanos Gratis: 954 440 760

Noticias

Protocolo de limpieza, desinfección y esterilización en Clínica Dental Este.

Categoría: Salud bucodental
Sala de esterilización.

Los protocolos de desinfección e esterilización están regulados por el Real Decreto 1591/2009, de 16 de octubre, por el que se regulan los productos sanitarios; así como por las normas UNE-EN 285:2007+A2:2009 E UNE-EN 13060:2005+A2:2010.

En nuestra clínica todo el proceso comienza con la formación de nuestro personal para que domine todas las fases de la desinfección y esterilización, así como el seguimiento y control de nuestros autoclaves, con los tests biológicos.

A continuación describiremos todas las fases que hacemos a diario, para su mejor comprensión:

El personal debe trabajar protegido, por lo que en la sala de esterilización es necesario usar: guantes de latex, gorro, gafas y ropa exclusiva.

Todo el material que sale del gabinete se transporta en bateas de acero inoxidable hasta la sala de esterilización.

Los elementos desechables, se depositan en contenedores de bioriesgo para ser eliminados por una empresa específica que manipula estos desechos.

Contenedores para material punzante y de bioriesgo.

El proceso comienza con el lavado de manos.

LAVADO DE MANOS.

El lavado de manos es el método más simple y efectivo para detener la diseminación de las infecciones.

Siempre retirar anillos y pulseras; las uñas deben estar cortas y sin esmalte; las mangas de la ropa o de los uniformes deben ser cortas. Las manos deben lavarse con jabón común (o con solución alcohólica), aunque se hayan utilizado guantes. Esto hay que realizarlo siempre antes y después de preparar el instrumental.

Lavado de manos con jabón: Técnica

  1. Mojar las manos con agua corriente, si se utiliza jabón líquido.
  2. Aplicar jabón y distribuirlo por toda la superficie de las manos y dedos
  3. Friccionar al menos por 15 segundos fuera del chorro de agua corriente.
  4. Enjuagar exhaustivamente.
  5. Secar completamente con papel desechable.
  6. Cerrar el grifo con la toalla de papel.

LIMPIEZA DEL MATERIAL.

1) BAÑO DESINFECTANTE:

El material  se sumerge  en un recipiente perforado donde hay agua con glutaraldehído al 2% (detergente enzimático), donde permanece durante veinte minutos.Se trata de un prelavado o descontaminación del material.

Se recomienda un mínimo de 1 minuto en remojo.

 Batea de acero inoxidable con el que se retira el instrumental ya usado y de sumerge en el baño desinfectante.

 2) BAÑO DE ULTRASONIDO:

El material ahora es depositado en el equipo de ultrasonido.

La energía eléctrica es transformada en una onda sonora de alta frecuencia, transmitida al líquido por transductores ubicados bajo el tanque. Las ondas sonoras de alta frecuencia son convertidas en vibraciones mecánicas. Se generan dos tipos de ondas: de alta presión y de baja presión. Las ondas de baja presión fluyen a través de la solución, causando la formación de millones de burbujas microscópicas, de 0,001 mm, en la superficie y cavidades del instrumento. Las ondas de alta presión hacen que las burbujas se expandan hasta que se vuelvan inestables y colapsen. La implosión produce áreas de vacío localizadas que son responsables de la limpieza de las superficies de los objetos. Este proceso se denomina cavitación. Las partículas solubles son disueltas en la solución del tanque. La suciedad insoluble se deposita en el fondo del tanque. Este proceso puede limpiar la suciedad de áreas inaccesibles en equipos donde el diseño impide la limpieza manual.

Se realiza un ciclo completo con la tapadera puesta.

Aparato de ultrasonidos con gluraraldehído para mayor eliminación.
Solución de gluraraldehído de NORMOBIOT.
Material preparado para el baño de ultrasonido.

3) LAVADO MANUAL:

A continuación se realiza un lavado manual. La persona responsable de la esterilización, protegida con gafas, mascarilla y guantes procede provista de cepillo a retirar los posibles restos adheridos al instrumental.

El personal responsable, perfectamente equipado, limpia los instrumentos individualmente de forma manual.
Instrumental en el área de limpio, listo para empaquetar.

Se deberá realizar la inspección visual de cada artículo observando fallos del proceso de limpieza. Ahora el material se pasa al área de limpio y se procede al secado y embolsado.

4) EMPAQUETAMIENTO.

En este proceso se empaqueta el instrumental. El empaquetamiento permite  una adecuada protección, identificación y mantenimiento de la esterilidad, además facilita el transporte, el manejo por el usuario, la apertura y la transferencia del material estéril con técnica aséptica, permitiendo una utilización segura de este.

Realización del termo sellado con el instrumental ya empaquetado.

La finalidad del sellado hermético es mantener después de la preparación, esterilización, almacenamiento y distribución, la esterilidad del contenido de los paquetes antes y durante el momento de uso. El sellado del paquete deberá ser muy seguro y evitar todo tipo de apertura de los mismos.

Realizar el sellado dando al empaque un margen mínimo de 3 cm. desde los bordes que permitan una apertura del paquete en forma aséptica.

Instrumental embolsado con test de esterilidad, previo a ser sometido a la esterilización por autoclave.

Cada bolsa dispone de un testigo que nos garantiza que el ciclo se ha realizado de forma eficaz.

5) ESTERILIZACION (Calor húmedo o esterilización a vapor)

La esterilización a vapor es el procedimiento de esterilización más común, y al equipo que se utiliza se le denomina autoclave. El mecanismo de acción del calor húmedo es por desnaturalización de las proteínas. Tiene la ventaja de producir una elevación de la temperatura en forma rápida en cortos tiempos de esterilización y de no dejar residuos tóxicos en el material. Se consigue eliminar todos los microorganismos incluidas las esporas, evitando de esta forma las infecciones.

Deposito del material en el autoclave.
En nuestra clínica disponemos de 2 autoclaves que funcionan a pleno rendimiento.

6) ALMACENAMIENTO.

Así mantenemos con todos estos protocolos un ambiente seguro que garantice la salud de nuestros pacientes y la calidad de nuestros tratamientos.

Desde que el material sale del esterilizador comienza la manipulación de los productos, y esta debe ser siempre la mínima necesaria. Es importante tener en cuenta antes de tocar los envases que contengan productos estériles:

  • Dejarlos enfriar antes de su retirada de los esterilizadores para evitar condensados. • Las manos deben estar limpias y secas.
  • Si antes se realizó otra actividad, realizar lavado de manos exhaustivo.
  • Quitarse los guantes utilizados para otra actividad y lavarse las manos.
  • Transportarse en carros, si el volumen lo requiere, y nunca apoyados a la ropa de trabajo.
  • La ropa de trabajo debe estar limpia.

En cuanto al transporte, no se  deben llevar los materiales directamente en la mano a los muebles de almacenamiento de los gabinetes. Para su transporte se deben utilizar las bateas de acero.

CONTROL BIOLÓGICO

Los controles biológicos son en la actualidad el único medio disponible para confirmar la esterilización del material o para determinar la efectividad del proceso de esterilización.

Los autoclaves son sometidos  a un control semanal.  Así se comprueba el correcto funcionamiento de los equipos.

Forma de realizarlo:

Para ello, utilizamos los indicadores biológicos, que son preparados que contienen una carga suficiente de microorganismos de alta resistencia (Geobacillusstearothermophilus, Bacillusatrophaeus y otros) a la esterilización y cuya destrucción, al ser sometidos a un ciclo determinado, indica que ésta se ha desarrollado satisfactoriamente.

                                                                                                Indicadores biológicos                             Estufa de cultivo

Los tubos biológicos se introducen en la estufa de cultivo y se procede a la lectura a las 48 horas, de esta manera garantizamos el correcto funcionamiento de nuestros autoclaves y garantizamos que el proceso de esterilización es de garantía.

Están diseñados de tal manera que la lectura e interpretación sea muy fácil y rápida para confirmar la presencia o ausencia de microorganismos viables después del proceso de esterilización.

Se coloca un tubo biológico en cada autoclave,  y otro tubo biológico, que usaremos como testigo,  no se introduce en el autoclave.  Se identifica el tubo biológico anotando en la etiqueta el nº del autoclave y la fecha.

Una vez que se completa el ciclo completo del autoclave, se abre la puerta del autoclave y se espera al menos 5 minutos como mínimo antes de retirar el indicador biológico.

Una vez retirado del autoclave esperamos 10 minutos a que se enfríe. Un cambio de color de rosado a marrón confirma que el indicador ha sido expuesto al proceso de esterilización por vapor.

Utilizando gafas de seguridad, se cierra el vial, presionando la tapa hacia abajo. Sujetamos el indicador por la tapa y se golpea suavemente sobre una superficie dura hasta que el medio de cultivo humedezca la tira que está en el fondo del vial. A continuación se deposita en la estufa para cultivos.

Estufa de cultivo para los test biológicos.

El tubo biológico que no introdujimos en el autoclave, de igual forma, se comprime y se golpea, y  se deposita en la estufa de cultivo.

Ahora incubamos los tubos biológicos durante 3 horas a 56 ºC.

Interpretar los resultados:

El indicador biológico testigo, debe proporcionar un resultado positivo (luz roja) en la estufa de cultivo. El indicador biológico procesado debe dar un resultado negativo (luz verde) esto indica que el proceso de esterilización es aceptable.

También se puede interpretar el resultado  de este modo: cuando aparece un color amarillo en el indicador procesado demuestra crecimiento bacteriano y un fallo en el proceso de esterilización, si no hay cambio de color, es decir se mantiene de color púrpura, indica un proceso de esterilización adecuado.

De esta manera garantizamos el correcto funcionamiento de nuestros autoclaves y garantizamos que el proceso de esterilización es de garantía.

Compartir: